Jerusalén: la gloriosa tierra santa de Israel

523
Walkerssk / Pixabay

Jerusalén se encuentra localizado a 24 km al oeste del Mar Muerto y a 56 km al este del Mar Mediterráneo. Es la capital del país desde 1967, siendo también la ciudad más poblada de Israel. Jerusalén es una ciudad que tiene gran relevancia para los millones de creyentes de las tres religiones monoteístas más importantes: el cristianismo, el judaísmo y el islam. La ciudad presenta una gran cantidad de actividades religiosas y culturales. Posee un clima muy variado, desde inviernos muy fríos con gran cantidad de precipitación hasta veranos muy calurosos.

Jerusalén y por extensión Israel, es uno de los mejores destinos para viajar y conocer de Oriente. Gracia a sus famosos enclaves espirituales, también es un lugar de gran atractivo para los creyentes.

¿Qué puedes encontrar en Jerusalén?

Para dar comienzo a tu recorrido por Jerusalén, puedes comenzar por su centro histórico .El centro de Jerusalén comprende los barrios cristianos, judíos, musulmanes y armenios. Aquí también verás los puntos claves más famosos de la ciudad. Entre ellos: La basílica de la Agonía, La tumba del rey David, el Monte de los Olivos, el Cenáculo (lugar en el que se dice que Jesús cenó por última vez con sus discípulos), La Abadía de la Dormición y uno de los puntos que concentran la mayor cantidad de visitantes,  El Muro de los Lamentos.

Si eres amante a la historia y al arte te recomendamos visitar, El Museo de Israel. Encontrarás los famosos manuscritos del Mar Muerto y una maqueta que contiene el aspecto original que presentaba la ciudad en tiempos de Jesús.

Si no te basta con eso entonces debes acercarte hasta la Universidad Hebrea de Jerusalén y contemplar el Memorial Yad Vashem, creo con el objetico de rememorar a las víctimas del Holocausto y fomentar la conciencia.

Si caminar grandes distancias y conocer lugares maravillosos es tu pasión, debes ir al centro neurálgico de Jerusalén. Aquí se encuentra la Ciudad Vieja, donde encontrarás el primer barrio armenio, donde vive una de las cuatro comunidades que residen en el núcleo antiguo de Jerusalén.

Si decides seguir con la caminata, llegarás al Muro Occidental, conocido todavía por muchos como Muro de los Lamentos. En las calles adyacentes, el Barrio Judío es el protagonista. Tendrás la oportunidad de observar el moderno Centro Davidson, el Cardo, del cual quedan algunos restos, así como la Ciudadela de David.

Detrás de este muro se encuentran los dos templos árabes más importantes de la ciudad vieja: la Mezquita de Al Aqsa y de Umar, más conocida como Domo de la Roca, esta última tiene una inmensa cúpula dorada y es uno de los símbolos más importante de Jerusalén.

También es recomendable pasear y recorrer todo el mercado árabesuq donde podrás conseguir una variedad de artículos por un buen precio ¡Adelante, puedes llevar el regalo que prometiste llevar!

Por último, pero no menos importante, debes conocer la Nueva Jerusalén; son edificios que se empezaron a construir en el siglo XIX. Lo sorprendentes de estos edificios es que fueron construidos con una piedra caliza blanca llamada meleke, poseedora de una distinguida belleza.

La ciudad de Jerusalén tiene una gran variedad de espectáculos y actividades.

Como bien se sabe, Jerusalén es la ciudad santa para los cristianos, esta ciudad vio nacer, vivir y morir a Jesús. Por eso una de las actividades que realizan gran cantidad de turistas es el Vía Crucis. Sin duda alguna una experiencia única en el mundo entero.

Otra imprescindible actividad, transcurre en la Torre de David, en el Museo de la Historia de Jerusalén. Donde podrás ser protagonista de una parte de la evolución de esta ciudad milenaria. Está ubicado en la restaurada Ciudadela y próximo a la Puerta de Jaffa, entrada al centro histórico de la ciudad de Israel.